Categorías
Diario

Al año le quedan dos telediarios

Estamos acabando un año más. Que traicionero es el tiempo.

Juraría que aún hoy sigo en Lanzarote pensando que se me acabó el Clipper y tengo que ir a por más. Aún pongo la tele y me espero un documental de la Sagrada Familia mientras me asomo al balcón del hotel y ojeo el paseo de Gracia de Barcelona. Aún despierto y abro la ventana esperando el rugir de las olas en Málaga. O bajo a la calle buscando algo parecido al albaicín mientras la calle rebuzna olor a cuero. O bajo la vista al suelo mientras piso la estrella de Antonio Banderas en el paseo de la fama. O salgo a la puerta del Caesars Palace y compruebo que es de noche.

Y no, no hay gente en bikini. Al contrario, ya están colocando las luces de navidad y desde hace un par de semanas ya veo mantecados en las tiendas. Los días son cada vez más cortos y el frio cada vez cala más en los huesos. Efectivamente, al año le quedan dos telediarios.

Y no me gusta nada de esto. En nada, empezamos con los villancicos y los buenos mensajes forzados. El cinismo nos acecha y yo ya lo estoy esperando con un buen armamento de sinceridad.

A todos aquellos a los que tienes pensando enviarle un mensaje en plena Navidad… ¿te doy un consejo? Mándalo ahora. Sí, hoy. En octubre. No esperes a que una pandemia te lo impida. No esperes a convertirte de nuevo en lo que no quieres ser, un completo imbécil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *