Categorías
Comentando Noticias Politiqueo

La censura y las fake news

El 2019 fue el año de las Fake News. Así en mayúsculas porque es una entidad en sí misma. A pesar de que las Fake News existen desde que existen las News. Al igual que la censura. Porque aún hay gente que se cree que vive en libertad y que la censura es algo que no le afecta.

Ohh amada libertad…

Hay quien se le llena la boca hablando de la Constitución y en la defensa de esta a la libertad de expresión. Veamos:

Capítulo segundo. Derechos y libertades Sección

1.ª De los derechos fundamentales y de las libertades públicas

Artículo 20

1.Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

c) A la libertad de cátedra.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2.El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3.La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4.Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5.Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Sí, se reconoce la libertad de expresión peeeeero… siempre y cuando no atenten al derecho al honor, a la intimidad, a la imagen… y yo os pregunto ¿no puede cualquier información atentar al honor, a la intimidad o a la imagen de cualquiera? Es decir, ¿no estamos al fin y al cabo permitiendo la censura de cualquier cosa siempre y cuando alguien se sienta ofendido o violentado?

Lo que dice la ley es que el Gobierno como tal no censurará, pero sí las personas y empresas.

Hablemos hipotéticamente de un gran grupo que maneja los medios de comunicación más importantes de Europa, llamémosle “MediaDes”. O de la hipercorporación “Cara Libro”. Imaginemos que esta empresa “X” tiene el poder de ser el medio de información de una gran parte de la población. Imaginemos que esta corporación está dirigida por alguien con tendencia política (todo el mundo cojea hacia algún lado). Imaginemos que es TÚ empresa, y con TÚ empresa haces lo que te da la gana. ¿Vas a contratar a alguien que piense algo radicalmente opuesto a lo que tú opinas? ¿vas a permitir que TÚ algoritmo priorice noticias que no te gusten? Seamos serios, NO.

Y claro, los censurados se quejan mientras la empresa “X” dice, “Pero si eres libre de abrir un medio a tu imagen y semejanza, ¿Qué problema tienes?”

¿Y tú y yo? Como ciudadanos. ¿Nos encojemos de hombros? ¿Podemos exigir a nuestros gobernantes acabar con los monopolios de la información? Sí, tenemos la libertad de crear nuestro tabloide, pero ¿Quién puede competir con las grandes compañías de la “información”?

De la misma manera que la justicia actúa con monopolios como el de Microsoft o Telefónica, ¿no debería hacer lo mismo con los grandes grupos de comunicación que absorben un gran porcentaje del público inclinando la balanza de la opinión publica dónde les de la gana?

Habrá quién diga que eso no es más que otra forma de censura. Pero no hablamos de poner límites a la libertad de decir lo que quieras y como quieras, hablamos de poner límites para que nadie tenga ningún tipo de monopolio en algo tan importante a día de hoy como lo es la información.

Pensadlo.

Una respuesta a «La censura y las fake news»

La censura es una realidad. La gente se cree que acabó con el franquismo pero pienso que ahora mismo hay más censura que en la última etapa de Franco. Y también está el tema de la politización de la información. El periodista de hoy en día ya ha dejado la neutralidad para aliarse al fanatismo político. Es una verguenza.
Abrazos, una gran web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *